Aforismos

mayo 13, 2014 10:19 pm Deja tus comentarios

Portada aforismos

 

 

 Aforismos

 

 

CONTENIDO:

1)               De mis aforismos
2)               De dios
3)               De la humanidad
4)               Del hombre
5)               Del matrimonio
6)               Del sexo
7)               De la religión
8)               De la literatura
9)               De los ricos
10)            De la filantropía
11)            De la mujer

 

1.- De mis aforismos

 

El tuiter obliga al aforismo. La modernidad recargándose en la antigüedad.

No hay malas palabras. Hay intelectos pendejos.

Creerse todo lo que digo es como creer en la Biblia. Y hay allí cada babosada…

Me preguntó una lectora: ¿Para usted no hay nada sagrado? Yo le contesté: No hay nada sagrado, punto.

Depositar fe en el clero, es más tonto que depositar fe en mis aforismos.

 

2.- De dios

 

Escribir dios con mayúscula es falta de ortografía.

Dios es la muleta de los descerebrados.

Si dios fuera tan poderoso no se escondería tras las faldas de los sacerdotes.

Dios dijo: hágase la luz. Y se hizo la mierda.

Dios creó el universo como quien avienta la piedra y esconde la mano.

Dios creo al universo en medio de una borrachera y se fue a dormir la mona. Todavía no despierta.

Y dios vio que la creación era buena. Y para equilibrar, creó a la humanidad.

De puro aburrido, dios se voló la tapa de los sesos con un BIG BANG.

En el nombre de dios: guerras, genocidios, torturas, abusos sexuales, enriquecimiento ilícito, fanatismo, corrupción y el cardenal Norberto Rivera Carrera.

En el nombre de dios, sus representantes hacen negocios más jugosos que las naranjas.

Si le pides algo a dios y no te lo concede, pásate al ateísmo. A lo mejor le metes miedo.

Sólo hay tres dioses verdaderos: el padre, el hijo y el América. Y ya.

Si dios existe, ¡qué sustazo me voy a llevar!

 

3.- De la humanidad

 

Lo peor que hay en el mundo, son los hombres y las mujeres. (Enrique Jardiel Poncela)

Si la humanidad se extinguiera, el universo exhalaría un suspiro de alivio.

Si la humanidad se extinguiera, el universo ni se enteraría. Un parásito menos…

La humanidad es como un gran cerebro. Sólo que todas sus neuronas son mongoloides.

Cuando el hombre y la mujer se dicen “te amo”, se están timando.

Detrás de un gran hombre, hay una gran mujer. Detrás de una gran mujer, un montón de machos resentidos.

Todos somos dignos de lástima. Sobre todo los ricos, que tienen más que perder.

Lo más parecido a la felicidad es una conciencia tranquila. Por eso todos somos tan infelices.

Si quieres que la humanidad haga algo, prohíbeselo.

La humanidad no está hecha para la felicidad, sino para la fornicación. Y ni así es feliz.

Si quieres crear un monstruo cómico, ponle uniforme a cualquier pendejete ignorante.

Homero, Shakespeare, Víctor Hugo, Dostoyevsky, García Márquez, Carlos Flores Vargas… rastros, sueños, presentimientos…

 

4.- Del hombre

 

Todos los hombres somos impotentes, hasta que llega una mujer y nos lo quita. (Gabriel García Márquez)

Grítale: ¡No seas vieja! Y escalará montañas.

Lo único más grande que el ego de un hombre es… es… es… ¡no me acuerdo! Pero ya llegará.

El hombre es el lobo de la mujer, pero en lujurioso.

Dice el hombre: poseí a esta mujer. Pero, ¿quién posee a quién? ¿el que está aprisionado o la que lo aprisiona?

El hombre ahorrativo es siempre fiel: piensa constantemente en la leche de la chata.

Que no te intimide la mujer alta. En decúbito supino, en decúbito prono, de rodillas y a gatas, es otra la medida que importa.

Hay hombres que embisten como rinocerontes, para ocultar que tienen el cuerno guango.

Cuando un hombre le dice a otro: vamos a ver de a cómo nos toca, no está pensando en una coperacha.

 

5.- Del matrimonio

 

El matrimonio es como el demonio: tiene cuernos y huele a azufre.

El matrimonio es el estado perfecto de la mujer. Es una relación sadomasoquista y a ella le encantan esas cosas.

Al principio del matrimonio los celos son un delicado condimento, más adelante se convierten en  un chile muy picoso y terminan haciéndonos vomitar. Hasta el postre.

Si sientes que algo raro te pica en la costilla, contrata un detective privado.

Si te toca una media naranja ácida, tírala a la basura.

El idioma universal del matrimonio son los gritos.

Si llevas una madrastra a casa, para bellum internecinum.               

El mayor drama del casado es tener que mantener a una vieja que ni siquiera es de su familia.

 

6.- Del sexo

 

Si el sexo no existiera, sería preciso inventarlo. Puesto que ya existe, es preciso gozarlo.

Putos, maricones, mayates, empuja-mierdas, salta-pa-tras, soplanucas… ¡Uníos! La unión hace la fuerza.

A fin de cuentas, todo es cuestión de acoplarse. Lo demás, como dice la biblia, nos será dado por añadidura.

No entiendo la insatisfacción sexual de la humanidad. Todos tenemos el sexo al alcance de la mano.

El hombre verdadero, si reencarnara en mujer, reencarnaría en lesbiana.

La mujer verdadera, si reencarnara en hombre, reencarnaría en puto.

Los bisexuales piensan que los que no son como ellos, se pierden la mitad de la diversión.

Dice mi mujer: que cada quien haga de su cola un papalote, mientras no se metan con la mía.

Si te propone una relación sadomasoquista, desconfía: ella es la sádica.

Quien bien te quiere, te hará llorar. Quien bien te coge, te hará reír.

Si quieres poseer a un hombre, entrégale tu vagina. Si quieres poseer a una mujer, entrégale tu dinero.

Las niñas, al crecer, cambian la muñeca por los hijos. Los niños, al crecer, cambiamos el yoyo por otros yoyos. ¡Somos tan infantiles!

Lo que los novios llaman amor es en realidad su calentura de pollo.

Con la vagina y el ano tan próximos, cualquiera se confunde.

A las niñas les crecen los pechos. A los niños, les crece la verga.

Lo mejor que le puede pasar a un hombre, es coger con una ninfómana. Lo peor, casarse con ella.

Las lesbianas son la sal de la tierra: la esterilizan.

El amor de los jóvenes no está en el corazón, sino en los ojos, dice Shakespeare. Yo digo que está en los genitales.

La felación y el cunnilingus hacen irrelevante el mal aliento.

El 68 fue espantoso. El 69 es exquisito.

 

7.- De la religión

 

Las iglesias son el facebook del pueblo.

Los curas son el niño que pone el coco y después quiere que los demás  le tengan miedo.

Si es cierto lo del camello y la aguja, el cardenal Norberto Rivera Carrera se va a ir al infierno.

La religión católica es el ancla del progreso, la mordaza de la sabiduría, las anteojeras de la objetividad. Recuérdese a Giordano Bruno.

Los sacerdotes usan falda porque es más fácil subírsela que bajarse los pantalones.

Hay monjas mañosísimas: como esposas de dios, regocijan su espíritu. Y como queridas de los sacerdotes le dan vuelo a la hilacha.

Hacer profesión de fe católica es un asqueroso acto contra natura. Es decir, contra los genitales.

Cuenta tus bendiciones. Tus maldiciones son incontables.

 

8.- De la literatura

 

“El buen escritor tiene un detector de mierda incorporado”. Ernest Hemingway.

Es de esperarse que el buen escritor sólo detecte la mierda literaria.

Si no fuera por la literatura, me estaría yendo bien.

La literatura es un vicio infame, pero insuperable.

La gente cree que es bueno, para la literatura, que el literato pase hambre.

Dice Silvia, mi mujer, que si escribiera a lápiz, usaría más la goma que la punta.

Las palabras, esas pálidas sombras de la idea, pueden ser tan hermosas y tan subyugantes que superen a la idea misma.

El escritor que escribe pensando en la fama y el dinero, no es un escritor, es un despistado.

El escritor que escribe pensando en la reacción del lector, no es un escritor, es un pendejo.

Los momentos de inspiración e ingenio son tan escasos, que algunos escritores nunca los encuentran.

El buen escritor sabe que las mayúsculas son un estorbo. Y los buscadores de internet le dan la razón. Jaque mate.

El gran escritor quiere alcanzar la perfección a través de un instrumento imperfecto: el lenguaje… ¡Qué tonto soy!

Es signo de sabiduría, en el gran escritor, que sólo haga caso a las críticas benévolas. Y no mucho, hasta eso.

La literatura permite al lector entrar a la mente de los genios… cuando lee a los genios. Es decir, cuando me lee…

“Cuando escucho la palabra cultura, saco la pistola”, dijo Göring. Y así le fue, por chistosito.

Si, como decía Goebbels, una mentira repetida se convierte en verdad, ensayemos: soy un gran escritor, soy un gran escritor, soy…

Para decirlo a la manera bíblica: “No ofrezcáis vuestros libros a los cerdos, porque no saben leer y los podrían masticar”.

El mundo feliz de Huxley, es un horror. Pero es más feliz que nuestro mundo infeliz.

Un escritor que teme a las palabras, es como un carpintero que le tiene miedo a los clavos.

He cumplido 68 años. En cuarenta o cincuenta más alcanzaré la madurez. Debo ir preparando mi eternidad.

García Márquez es más querido y será mejor recordado que los dos Papas dizque santos.

Cervantes, el inmortal, recibió con un abrazo a García Márquez.

Capote decía: soy homosexual, soy drogadicto, soy un genio. Yo sólo puedo decir lo último.

Al verdadero artista, la academia le estorba.

Las picardías son la sal de la literatura. Si te pasas, salas la sopa.

Hay cuatro maneras de escribir: la de los clásicos, la de los buenos, la de los malos y la mía, que es la mejor de todas.

A palabras necias, oídos sordos. A críticas desfavorables, oídos de artillero.

Ante la crítica constructiva, da las gracias. Ante la objetiva, sé humilde. Ante la destructiva, mienta la madre.

 

9.- De los ricos

 

No importa cómo entraste en posesión de tu fortuna. Eres un parásito.

Si le das la mano a un rico, lávatela con lejía.

Y mi hermana Lourdes contribuyó: Y si él te la da, ten cuidado… ¡No sea que te regrese sólo el muñón!

Y para abundar: Después de darle la mano a un rico, cuéntate los dedos.

Y aún más: Después de besar a una rica, cuéntate los dientes.

Todo enriquecimiento es, por definición, ilícito.

El dinero es el culpable de todos los males: íncubo y súcubo a la vez

Cree el rico que tiene más que perder. ¡Iluso! Lo único que se pierde es la vida. Y eso, todos…

Si no hubiera pobres, los ricos se morirían de hambre. Son Caníbales.

Donde hay riqueza, hay despojo. (Javier Sicilia)

 

10.- De la filantropía 

 

La filantropía es repugnante: produce desprecio en quien la ejerce y resentimiento en quien la sufre.

El filántropo se roba el pan, y reparte migajas. Y se cree bueno. Y espera gratitud.

 

11.- De la mujer

(Ya sé, ya se… no faltará quien me reclame que haya dejado al último a la mujer. Pero no hice más que lo que el creador, que también la dejó al último. Sus motivos tendría) 

 

Recuerda: más vale pájaro en mano que en vagina ajena.

Bonitas y feas, altas y bajas, gordas y flacas… todas sangran por la herida.

La mano que te inspira un poema, también te puede agitar la erección. Y es mejor.

Me han acusado, pero me vale. Desprecio a las soplonas.

Las pantaletas son el último reducto. ¡Y qué batallas! ¡A sangre y fuego!

El ideal de la mujer es la Barbie. Su realidad… prefieren no verla.

Si una mujer derrota a un hombre, ella gana. Si un hombre derrota a la mujer, los dos ganan. ¡Son invencibles, las canijas!

En el terreno sexual, la mujer hace, de la necesidad, virtud.

La mujer más hermosa del mundo no puede dar más de lo que tiene. Y el hombre se conforma.

Los caminos de la mujer son más misteriosos que los de dios.

Si una mujer, horrorizada, se cubre la cara con las manos, es porque sabe que las tiene bonitas.

Si un hombre llora, es porque sufre. Si una mujer llora es, con frecuencia, para presumir los ojos.

Todas, hasta la criada, son reinas. Y si les hablas de María Antonieta, se tapan los oídos.

No te engañes: si te empieza a hablar del espíritu, terminará pidiéndote para una blusa nueva.

La mujer es el lobo del hombre, pero en bonito.

Si haces reír a una mujer, la predispones para al orgasmo. Y si no, también.

Cuando una mujer dice que no, es que sí, y cuando dice que sí, es que no. También cuando dicen que sí es que sí y cuando dicen que no es que no. Así que lo mejor es no hacerles caso.

No hay mujer que, frente a frente con su destino inmediato, se haga de la boca chiquita.

Dice la mujer: me tiré a este hombre. Pero es ella la que quedó de espaldas en la lona.

La mujer perfecta no existe. Pero todas se lo creen.

Todas las mujeres usan máscara. Pero La reata se pasa.

Ante una mujer francamente fea, el hombre caballeroso exclama: ¡qué rara belleza!

El último refugio de la mujer fea es la religión.

La mujer paga, frecuentemente, con cuerpomático. Y después se siente acreedora.

Mujer: si has de decir sí, dilo con calentura. Si has de decir no, dilo con una bofetada.

Las mujeres siempre están de mírame y no me toques hasta que gritan: ¡Tócame toda, aunque no me mires! Extremistas que son.

Las leyes, dicen, son para violarlas. Las mujeres, digo yo, son para seducirlas.

Si le prohíbes algo a una mujer, lo hará. Y si no, también. ¡Son tan mañosas!

El peor hándicap de las mujeres es su feminidad. Y eso no tiene remedio.

Toda mujer que se respete está convencida de que su orina es potable.

Las mujeres y las vampiras prefieren una víctima masculina. Así pueden chupar con popote.

Si ves a una cucaracha, písala en el suelo. Si ves a una mujer, písala en la cama.

 

 

 

 

Categorizado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *